Saltar al contenido
Aquarium Blog

EL ABONADO DEL ACUARIO PLANTADO

Queridos compañeros y compañeras acuaristas! Acabamos de llegar a la última parte de nuestra cadena, el abonado del acuario plantado.

Como ya hemos comentado, sin luz no hay energía, sin Co2 no hay asimilación de nutrientes y sin nutrientes las plantas no viven.

El abonado es una de las cosas más “complejas” dentro del tema de los acuarios plantados, pero una vez se comprende es tremendamente sencillo.

Los nutrientes de nuestros acuarios se dividen en Macronutrientes y Micronutrientes:

Macronutrientes en el acuario plantado

El Nitrógeno:
Las plantas utilizan el nitrógeno en dos formas, bien como Amonio (NH4) o como Nitrato (No3). El primero se absorbe más fácilmente en aguas alcalinas y el segundo en aguas más ácidas. En nuestros acuarios, debido al ciclo del nitrógeno la mayor parte se aportará como No3.

El Nitrógeno tiene diversas funciones en la planta como formar parte de los aminoácidos, las proteínas, los ácidos nucléicos, las vitaminas, forma parte de las enzimas y estimula el crecimiento de la planta.

El Fósforo:
En el acuario el Fósforo tiene una gran función metabólica, facilita el transporte de carbono la planta. Es un nutriente que se distribuye por toda la planta.

El Potasio:
Ahora vamos a hablar de uno de los elementos más importantes en el acuario, el Potasio.

Es un nutriente de muy sencilla asimilación por las plantas y se comporta principalmente como un osmorregulador en ellas.

Además el Potasio interviene directamente en la respiración y sobre todo su presencia permite aumentar la eficiencia del Nitrógeno, ya que ayuda a su distribución por la planta.

El Calcio:
Elemento esencial en nuestras plantas. El calcio está estrechamente ligado con las células de planta, formando parte de las paredes celulares y contribuyendo a la formación del núcleo de las células y las mitocondrias.

Además el Calcio estimula el desarrollo de las hojas y las raíces de las plantas.

El magnesio:
Otro de los elementos más importantes y menos conocidos es el magnesio, y está estrechamente ligado al metabolismo de la planta y al funcionamiento de ciertas enzimas. El magnesio está relacionado también con el Potasio.

Micronutrientes en el acuario plantado

El Azufre:
El Azufre está relacionado con la regulación Redox de los citoplasmas y cloroplastos de las plantas.

El Hierro:
El Hierro es el responsable de diferentes procesos Redox en la planta, además en su ausencia los pigmentos amarillos predominan (Como los carotenos) y por ello aparecen zonas más amarillentas.

Como curiosidad decir que el Hierro tiene una movilidad muy baja por la planta, esto está estrechamente ligado al exceso de Fósforo y a la falta de Potasio.

También está relacionado con una cantidad elevada de Manganeso y falta de luz. Es por esto que en algunas ocasiones no existe falta de Hierro en el agua de los acuarios, si no que tenemos un error en los equilibrios de otros elementos dentro del acuario.

El Manganeso:
Este elemento es importante para la respiración celular y la producción de O2. También está estrechamente relacionado con la metabolización del Nitrógeno ya que ayuda a asimilar el Amonio.

El Cinc:
Este elemento está ligado a los sistemas enzimáticos y la síntesis de proteínicas. Es un compuesto esencial, aunque en cantidades muy pequeñas.

El cobre:
El Cobre interviene en los procesos de metabolización del Nitrógeno y la creación de las paredes celulares de las plantas.

El Boro:
Interviene en la división y crecimiento celular de la planta, está ampliamente ligado al crecimiento de las células y se encuentra principalmente en las paredes de éstas.

El Molibdeno:
Ligado a la metabolización del Nitrógeno y a los procesos Redox de la planta.

El Cloro:
Es importante en los procesos de osmoregulación de las plantas.

Nutrientes en el agua del grifo

Vistos los nutrientes esenciales para las plantas lo primero que debemos saber es qué lleva el agua de nuestros grifos y por ende la de nuestros acuarios.

Como norma se entiende que el agua que introducimos al acuario lleva, siempre, variando según cada ciudad, ciertos microelementos y cloro, amonio o nitratos.

Y vamos a dejar una cosa clara, no os comáis la cabeza y partimos de una premisa sencilla… para acuarios de necesidades medias y bajas con los micros del agua del grifo nos vale, para acuarios con grandes necesidades nos faltan nutrientes.

¿Cómo se abona un acuario?

La primera fase del abonado consiste en el aporte de Nitrógeno, Fósforo y Potasio. En este punto siempre vamos a leer en todos sitios que hay que añadir NPK en proporción 10-1-13, pero…

¿Qué narices significa eso? ¿Por qué esa proporción?

Pues bien, tras rastrear la red en busca del dato hemos llegado a un tal Redfield, que lo que mantiene es que debemos mantener el acuario en proporción 10-1 de N-P para tener un acuario libre de algas.

Según él si aumentamos los nitratos por encima de esa proporción aparecen algas verdes y por debajo cianobacteria.

Como punto de partida es una buena idea, sin embargo desde ya decimos que la proporción 10-1-13 solo sirve en el arranque del abonado, luego es un error mantenerla. Cada acuario termina consumiendo unos niveles y esa proporción normalmente queda relegada a un mero arranque.

Utilizamos las siglas NPK para hablar de abonos formados por Nitrógeno, Fosfato y Potasio, y cada número corresponde a la cantidad de abono que habrá en el agua del acuario una vez lo hayamos abonado.

La cantidad de abono se expresa en PPM (Partes por Millón) o miligramos litro, mg/L. La proporción 10-1-13 indica que debemos abonar estos abonos hasta conseguir 10 miligramos por litro de N, 1mg/L de P y 13 mg/L de K.


Estos nutrientes son los considerados esenciales para el crecimiento de las plantas, pero como hemos visto en el apartado anterior existen más.

El abonado NPK en acuariofilia es conocido como el abonado de Macronutrientes.

¿Cómo se abonan micronutrientes en el acuario?

Posteriormente hablamos del abonado de micronutrientes, y aquí tenemos todos los micronutrientes e incluimos el Calcio, el Magnesio y el Azufre.

Este asunto ha sido tomado siempre como la forma de expresarlo siempre, pero nosotros vamos a hacer una pequeña división en el abonado de micros:

– Primero vamos a abonar Calcio y Magnesio. En la mayoría de los casos este abonado no es necesario hacerlo porque ya está presente en nuestros acuarios, pero siempre se ha recomendado sobre todo abonar con Magnesio.

– En segundo lugar aparecen los microelementos y el Azufre. Esta serie de nutrientes se requieren en cantidades muy pequeñas, y ante la dificultad para adquirirlos se recurre a la utilización de decenas de abonos comerciales. Las proporciones no suelen explicarse en la red, y a nuestro modo de ver no tiene sentido realizarla, simplemente seguimos las recomendaciones de los fabricantes y añadimos los mililitros del producto que señalan en sus instrucciones de uso.

En tercer lugar aparece el Hierro. Debe ser el último abono que proporcionamos en el acuario. Al tener poca movilidad es necesario aportar un correcto abonado de otros elementos antes de usar el hierro. Es un elemento que no se suele medir en el acuario, por tanto el control debemos tenerlo al abonarlo en el acuario. Se debe mantener entre 0,02mg/L y 0,05mg/L, para ello debemos saber cómo se detecta el déficit o el exceso de Hierro en las plantas.

El hierro en el acuario

Un dato muy importante a tener en cuenta es que la cantidad de abonado inicial, sobre todo en los macros y el Hierro, va a depender siempre del acuario y el momento en el que se encuentra. Como hemos dicho la primera vez abonaremos NPK en proporción 10-1-13 en el acuario.

Posteriormente lo que vamos a tener que hacer es conocer los consumos de nuestro acuario para abonar la cantidad exacta que consumen los nuestras plantas, dotando de nutrientes a las plantas y no dejando lugar a las algas para prosperar.

Recordad, la dualidad Algas – Plantas se presenta como una batalla por la colonización del acuario, las plantas al ser seres superiores si les proporcionamos las condiciones necesarias van a consumir lo que haya en el agua y las algas no van a poder crecer, pero si desequilibramos los nutrientes les damos alas a las algas.

Así que recordad esta regla de prioridad de los abonados:
– NPK.
– Ca y Mg.
– Micronutrientes.
– Hierro.

Es una cadena, si no abonamos los primeros los siguientes en la lista no serán aprovechados de forma correcta. Y recordad también la ley de mínimo de Liebig.