Saltar al contenido
Aquarium Blog

El Filtro de acuario de agua dulce

Aunque no lo creas el filtro de acuario es la pieza más importante a la hora de montar un acuario de agua dulce por primera vez. Si no conocemos su definición y las pinceladas básicas sobre los mismos tendremos un serio problema.

Un filtro es, según la RAE: Materia porosa, como el fieltro, el papel, la esponja, el carbón, la piedra, etc., o masa de arena o piedras menudas a través de la cual se hace pasar un líquido para clarificarlo de los materiales que lleva en suspensión.

Ahora bien, para nosotros, que queremos definir el filtro del acuario debemos decir que es el recipiente donde se encuentran estas materias de las que se habla en la definición y dichas materias a su vez las denominamos material o cargas filtrantes.

Aunque no lo creas el filtro de acuario es la pieza más importante a la hora de montar un acuario de agua dulce por primera vez. Si no conocemos su definición y las pinceladas básicas sobre los mismos tendremos un serio problema.

Un filtro es, según la RAE: Materia porosa, como el fieltro, el papel, la esponja, el carbón, la piedra, etc., o masa de arena o piedras menudas a través de la cual se hace pasar un líquido para clarificarlo de los materiales que lleva en suspensión.

Ahora bien, para nosotros, que queremos definir el filtro del acuario debemos decir que es el recipiente donde se encuentran estas materias de las que se habla en la definición y dichas materias a su vez las denominamos material o cargas filtrantes.

Cómo elegir el filtro de acuario adecuado.

El filtro del acuario es el elemento más importante a la hora de montar un acuario de agua dulce. El filtro del acuario debe tener la suficiente potencia como para filtrar el agua del acuario entre 3 y 4 veces cada hora.

Esta potencia se mide en Litros/hora. Para un acuario como el que comentábamos en publicaciones anteriores, de 96 Litros necesitaríamos uno que moviese entre 300 y 400 Litros/hora.

Para elegir el filtro de acuario es mejor calcular sobre el volumen bruto y así tener filtración de sobra. En esto es mejor ir sobrados que justos.

Además el filtro de acuario debe tener una capacidad grande para alojar dentro los materiales filtrantes que realizarán la tarea de mantener el agua en las condiciones necesarias.

Aquí existen muchas teorías diferentes pero yo soy de la opinión de que debemos tener entre 2 y 3 Litros de capacidad en el filtro por cada 100L brutos de acuario. Otros recomiendan un 5% del volumen bruto del acuario.

Una vez elegido el filtro de acuario debemos colocar los materiales para que se asienten las bacterias y podamos realizar el proceso de filtración del agua. Existen diferentes tipos de filtración:

La parte mecánica del filtro:

Su misión es retener las partículas sólidas y los desechos del agua.

Podríamos decir que limpia la parte que se ve del agua, la suciedad.

Esta filtración suele ser llevada a cabo principalmente por esponjas, también llamadas Foamex, por el perlón y en ocasionaes algunas gravas.

Su objetivo es retener todas las particulas visibles de material en descomposición y mantener limpio nuestro material filtrante biológico.

Ésta es una de las etapas cruciales de la filtración de un acuario.

Esponja Filtro Acuario
Esponja
Perlon acuario
Perlón

La parte química del filtro:

Se encarga de modificar determinados parámetros del acuario dependiendo del tipo de material que coloquemos o actuaremos sobre determinados elementos químicos con dichos materiales.

Esta filtración se realiza mediante carbón activo, resinas y turba. Esta parte del filtro no es obligatoria, es decir, cualquier acuario funciona sin ellas, sin embargo los acuaristas más experimentados colocan resinas y turbas para modificar parámetros de agua según sus necesidades.

El Carbón activo solo se debe colocar cuando deseamos retirar elementos químicos del agua como restos de medicamentos por ejemplo.

Como hemos dicho aunque esta es una parte del filtro normalmente no la encontramos en los mismos puesto que son para situaciones muy concretas.

carbon acuario
Carbón activo

La parte biológica del filtro:

La filtración biológica es la parte más importante de nuestro filtro. Esta filtración la realizan las bacterias que se alojan en los materiales filtrantes de nuestro filtro.

Son las que se encargan de realizar el ciclo del nitrógeno, del cual hablaremos más adelante.

Aquí los materiales que utilizamos deben ser materiales lo más porosos posibles.

Las bacterias se reparten por todas las superficies, por tanto cuantos más cm2 de superficie les demos más bacterias habrá. Para conseguir esa mayor superficie los materiales deben ser muy porosos ya que son los que más nos aportan.

Se utilizan normalmente canutillos cerámicos de diferentes marcas, ladrillos rotos en pedazos y también las llamabas biobolas.

Material Biológico

También existen diferentes tipos de filtros de acuario:

Filtro de placas:

Este es el filtro de acuario que se utilizaba hace años en el mundo de la acuariofilia.

Consiste en una superficie que cubre todo el fondo del acuario y está formado por placas de plástico con unas rendijas que permiten el flujo de agua por las placas. Estas placas se quedan cubiertas por la grava del acuario.

Su funcionamiento consiste en el transito del agua a través de la grava que actúa como carga filtrante y su devolución al acuario por medio de unas bombas de agua impulsan el agua por unos tubos hasta la superficie del acuario.

Este filtro ya no se suele utilizar porque hay otros más eficientes y además no permite su limpieza.

Este filtro acumula toda la suciedad bajo él y realmente no se eliminan todos los compuestos tóxicos del agua.

Es aconsejable saber de la existencia de estos filtros, pero no es recomendable utilizarlos si podemos evitarlo.

Filtro de Cascada:

Los filtros de cascada son un punto intermedio entre el filtro interno y el externo.

Los filtros de cascada se colocan colgados de los cristales del acuario en el exterior con una flauta que entra al interior del acuario.

Por esa flauta entra el agua al interior del filtro, esta recorre las cargas filtrantes y cuando llega a la parte superior es dirigida a una rampa por la que resbala el agua hacia el interior del tanque.

Estos filtros tienen la ventaja de estar fuera del tanque, pero tienen la desventaja de que se ven demasiado y no son fáciles de ocultar. En cuanto a la eficiencia podemos decir que esta es muy alta para este tipo de filtros.

Filtro interno:

Estos filtros son los recomendados cuando no queremos tener ningún aparato fuera del acuario, sin embargo no son los mejores, aunque si son eficientes y válidos para cualquier acuario.

Estos filtros tienen una entrada de agua normalmente en la base, por donde entra el agua y la hacen circular por su interior atravesando los materiales hasta llegar a la salida por la parte superior del mismo.

Estos filtros solo suelen tener filtración mecánica, pero podemos introducir nosotros material biológico y de esa manera aumentar su eficiencia.

Dentro de estos filtros de acuario se encuentran los biobox. Estos filtros de acuario son los internos que más se asemejan a los externos y son muy recomendados.

El problema de los filtros internos es que se encuentran en el interior del acuario, por lo que al estar la suciedad dentro del acuario puede pasar de nuevo del filtro al tanque causando desequilibrios.

Otra desventaja es que ocupan espacio, limitando la capacidad del tanque y además no son estéticamente bonitos.

Filtro externo:

Estos son los mejores que podemos colocar en nuestro acuario. Son unas cajas de gran tamaño. Un tubo recoge el agua del interior del acuario y la transporta a la caja que se encuentra fuera del tanque.

Recorre todas las cargas filtrantes desde abajo hacia arriba y una bomba la impulsa hacia arriba para que vuelva al interior del acuario.

Estos filtros de acuario son los más eficientes, no solo por su potencia, sino también por la cantidad de material filtrante que se puede colocar en su interior.

Tienen la ventaja de que se pueden ocultar en el mueble del acuario y no se ve nada, además de que no ocupan espacio en el acuario y tampoco es antiestético por estar en su interior. Además son muy sencillos de limpiar.

Su mayor inconveniente es que son algo más caros que los otros, aunque en relación con su eficiencia el precio no es algo desorbitado.

Estos son los mejores filtros con diferencia para poner en nuestros acuarios.

Ahora que ya conoces todos los tipos de filtros de acuario que existen y los diferentes materiales filtrantes de los que disponemos en esta maravillosa afición no tienes excusa alguna.

¡DALE A TUS PECES LA MEJOR CALIDAD DE AGUA POSIBLE!

Esta Web utiliza cookies. Puedes ver aquí la Política de Cookies.    Ver
Privacidad